buques

BUQUES GRANELEROS: GRAN OPCIÓN PARA EL TRANSPORTE DE CONTENEDORES

El transporte de contenedores se ha visto afectado por la crisis marítima mundial, la cual generado nuevas oportunidades de utilización de contenedores.

Se ha experimentado últimamente la escasez de una demanda de oferta de contenedores. Debido a ello y a la creciente presión de disponibilidad de espacios por contenedores, los exportadores están en la búsqueda de naves alternativas para cumplir con los compromisos de transporte. 

Como resultado, se han observado incidentes de buques diseñados para el transporte de graneles que se fletan para el envío de contenedores. El transporte de contenedores en este tipo de buques graneleros puede causar problemas que deben abordarse para que el cargamento llegue con éxito al puerto. 

El transporte de contenedores en un granelero puede considerarse un cambio de uso y, por lo tanto, el armador debe estar en contacto con el Estado de Abanderamiento y la Sociedad de Clasificación del buque para determinar qué trámites documentales son necesario para la certificación estatutaria y de clasificación del buque, según Simón Parrot, director de Suscripción de West P&I.

Además, es necesario un estudio previo a la carga para validar las disposiciones de amarre y estiba. En caso de que estas acciones impliquen varios viajes con contenedores, puede ser necesario emitir certificados reglamentarios, en particular los que detallan el tipo de buque y posiblemente incluya el Documento de Cumplimiento de la Gestión de Seguridad Internacional (ISM) del operador.

Modificaciones

Para garantizar el documento emitido para la operación de buques de graneles/ multipropósito, es importante modificar el Sistema de Gestión de la Seguridad (SMS) del operador logístico para incluir orientaciones sobre la carga, la estiba y el transporte de contenedores. 

Simón Parrot explica que es posible que los cambios deben verificarse mediante una auditoría ISM externa adicional de la oficina y buque.

 “La Sociedad de Clasificación del buque puede exigir la reclasificación del buque y posiblemente otros estudios para confirmar que el buque puede ser reclasificado para el transporte de contenedores”, afirma.

Explica que, aunque la Sociedad de Clasificación debe ser avisada de cualquier cambio de uso, un solo viaje puede implicar sólo la emisión de una carta de exención para el itinerario por parte de ésta.

Sobre los posibles cambios en la certificación, puede ser necesario actualizar otros documentos y volver a presentarlos a la Organización Reconocida (OR) de la Administración del Estado de Abanderamiento para su verificación y aprobación.

“Cuando la certificación necesiten ser actualizados y remitidos, las copias verificadas de los certificados y documentos, o las cartas de exención emitidas, deben estar a bordo del buque antes de que comiencen las operaciones de carga”, añade Parrot.

Finalmente, explica que cuando los contenedores se estiban en cubierta, debe confirmarse que el contrato de transporte permite dicha estiba, y que el B/L esté listo para transmitir que la carga se ha estibado en cubierta.

Fuente: Mundo Marítimo